El vórtice. Ucrania, acciones desde España. 22-M, España comienza la protesta.

El vórtice. Ucrania, acciones desde España. 22-M, España comienza la protesta.

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin esperas

Hazte Premium

X

Descripción de El vórtice. Ucrania, acciones desde España. 22-M, España comienza la protesta.

noticias actualidad crisis económica corrupción guerra mundial sociedad activismo informativos radio online crisis global radio alternativa crimea el vórtice vórtice radio plataforma antiimperialista economía directo crisis ucrania noticias sobre ucrania


Este audio le gusta a: 47 usuarios

Comentarios

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
El Vortice

No hemos encontrado ningún problema a la hora de descargar el archivo. Normalmente los problemas están relacionados con la necesidad de actualizar los FlashMediaPlayers o WMP que tenemos en el ordenador. No se bien por qué, pero si no has actualizado la última versión no te deja escuchar los programas.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

¿Hay algún problema con el archivo? No puedo escucharlo ni descargarlo. Gracias.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

con nuestros impuestos los policias nos torturan y asesinan h de pu policia española::::::://http://www.youtube.com/watch?v=1ehdzpXc1zM// --Venceremos!!

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD LA DESTRUCCION DE YUGOSLAVIA. //https://www.youtube.com/watch?v=yITS9Yn1l_Q//___________N.A.T.O.= CRIMINALES CONTRA LA HUMANIDAD. ¡Otra guerra real pero televisada... ! Este 24 de marzo se cumplen 15 años del inicio de los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia. En vísperas de la fecha, dos periodistas de RT, la serbia Jelena Milincic y la estadounidense Anissa Naouai, hablan con testigos de los horrores de la guerra. Durante la Operación Fuerza Aliada, que duró 78 días entre el 24 de marzo y el 10 de junio de 1999, la OTAN lanzó un total de 2.300 misiles contra 990 objetivos y 14.000 bombas sobre el territorio de Yugoslavia, un país que se desintegró tras una serie de conflictos étnicos en los años 90 y que en 1999 formaban solo las actuales Serbia y Montenegro. Sólo en la capital, Belgrado, cayeron 212 bombas. "Se podía saber por el sonido si un avión llevaba armas a bordo o no. Conocíamos todo tipo de armas, todo tipo de bombas y de aviones. Todos nosotros nos convertimos en expertos", cuenta la corresponsal de RT Jelena Milincic, quien junto con su familia y sus amigos está entre los que vivieron los horrores de aquellos días de guerra. 15 años después viajó a Serbia junto con su compañera de trabajo, la estadounidense Anissa Naouai, para tratar de desvelar una verdad sobre aquellos sangrientos días que hasta ahora permanece oculta para muchos. Su búsqueda quedó recogida en el documental exclusivo de RT '?????? ¿Por qué?'. "Una importante ciudad europea fue sometida a un ataque aéreo y me cuesta mucho imaginar que tan solo unos pocos estadounidenses sabían lo que estaba ocurriendo. Incluso ahora, 15 años después del ataque, no creo que muchos estadounidenses sean capaces de señalar a Serbia en el mapa y explicar por qué bombardearon este país", comenta Anissa. Estos dos meses y medio de ataques aéreos incesantes se cobraron la vida de más de 2.000 civiles, 88 niños entre ellos, y dejaron 6.000 heridos. Pero estos datos no son más que frías cifras. Detrás están las tragedias humanas y 15 años después estas heridas abiertas siguen doliendo. "Se suele pensar que con el tiempo todo se hace más leve, un hombre es capaz de olvidarse de muchas cosas insignificantes, pero de esto, no sé... no es lo mismo que cerrar un libro y decir 'es horrible'. Es imposible olvidarlo", cuenta Zoran, uno de los testigos de los bombardeos de Belgrado. MÁS INFORMACIÓN: http://actualidad.rt.com/actualidad/v...

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

Policia Asesina....//https://www.youtube.com/watch?v=cMZOAWh2AWU&has_verified=1&oref=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DcMZOAWh2AWU%26oref%3Dhttps%253A%252F%252Fwww.youtube.com%252Fwatch%253Fv%253DcMZOAWh2AWU%26has_verified%3D1&has_verified=1//

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

Hi, Mitoa: Algo se está moviendo en el Este. Vientos del Este soplan en Europa. La UE no debería haber despertado y molestado tanto al oso. Recordemos la historia. Europa nunca conseguirá poseer la producción del gas y los combustibel fósiles de los mares CÁSPIO Y BÁLTICO. ____Kankana. Salud__________ Transnistria solicita adhesión a la Federación Rusa El Comandante Supremo de la OTAN, general Philip Breedlove, advirtió a Rusia contra todo intento de «anexar» Transnistria. En ocasión del referéndum de autodeterminación realizado en Crimea, la bellísima ministra de Relaciones Exteriores de Transnistria, Nina Shtanki (ver imagen), saludó el resultado obtenido en la península y recordó que, el 17 de septiembre de 2006, el 97,2% de la población de Transnistria también se pronunció por la adhesión a la Federación Rusa. El presidente del Parlamento de Transnistria, Mijaíl Burla, ya escribió a su homólogo ruso para solicitar la adopción de una ley que apruebe la adhesión de Transnistria a la Federación Rusa, como acaba de hacerse en el caso de Crimea. El presidente de Moldavia, Nicolae Timofti, solicitó a la Unión Europea que acelere la firma de un acuerdo de asociación para hacer irreversible el estatus jurídico de Transnistria como parte del territorio de Moldavia. El presidente de Transnitria, Evgueni Chechtchuk, viajó a Moscú para conversar sobre la situación de los rusófonos de su país a raíz del cierre de la frontera ucraniana decretado por Kiev. Moldavia proclamó su independencia el 19 de agosto de 1990. Como en el caso de Crimea, territorio agregado a Ucrania en el plano administrativo, el territorio de Transnistria dependía de Moldavia. El 1º de septiembre de 1990, o sea sólo una semana después de la proclamación de independencia de Moldavia, la República de Transnistria se proclamó a su vez independiente de Moldavia. Pero Moldavia fue aceptada como miembro de la ONU mientras que, 24 años después, Transnistria sigue viviendo en condiciones de Estado autoproclamado pero no reconocido por la ONU. En junio de 1992, la OTAN quiso resolver el asunto recurriendo a la fuerza, y provocando así la muerte de más de 1 000 personas, pero tuvo retroceder ante la resistencia armada de la población de Transnistria [1]. Desde entonces, una fuerza de paz de Rusia garantiza la seguridad de ese territorio. [1] «En 1992, Estados Unidos trató de aplastar militarmente la Transnistria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 17 de abril de 2007. http://www.voltairenet.org/article182940.html ¿Será la pérdida de Crimea la primera de una larga serie? Más allá del enfático llanto de Occidente por la adhesión de Crimea a la Federación Rusa, lo verdaderamente interesante sería saber si se trata de un fenómeno aislado o si estamos ante el inicio de una tendencia más generalizada de Europa oriental a inclinarse hacia Moscú. Al no tener otra cosa que ofrecer, aparte de la ya harto conocida sumisión a la burocracia de Bruselas, la Unión Europea teme que sus actuales clientes puedan sentirse atraídos por la libertad y las posibilidades financieras de Moscú. Escena de júbilo popular en Simferopol por la adhesión de Crimea a la Federación Rusa. Los occidentales siguen lanzando alaridos de denuncia contra la «anexión militar» de Crimea por parte de Rusia. Sostienen que Moscú, en un regreso a la «doctrina Brezhnev», amenaza la soberanía de todos los Estados que fueron miembros de la desaparecida Unión Soviética o del también desaparecido Pacto de Varsovia y que se prepara para invadirlos, al estilo de lo sucedido en Hungría –en 1956– y en Checoslovaquia –en 1968. ¿Es eso cierto? Es evidente que ni los propios occidentales están convencidos de la inminencia del peligro. A pesar de estar desplegando una retórica que asimila la «anexión» de Crimea por parte de Vladimir Putin a la de los Sudetes por Hitler, nada indica que de verdad piensen que el mundo se dirige hacia una Tercera Guerra Mundial. Lo cierto es que no han hecho más que adoptar unas cuantas sanciones teóricas contra unos cuantos dirigentes rusos –incluyendo dirigentes de la propia Crimea– bloqueando sus cuentas bancarias, si las tuviesen o quisiesen abrirlas, o prohibiéndoles viajar a Occidente, si tuviesen ganas de hacerlo. Es cierto que el Pentágono envió 22 aviones de combate a Polonia y a los países bálticos, pero no tiene intenciones de pasar de ahí, al menos por el momento. Entonces, ¿qué pasa? Sucede que desde la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, y la posterior Cumbre de Malta, celebrada el 2 y el 3 de diciembre del aquel mismo año, Estados Unidos había estado ganando terreno, constantemente y violando una y otra vez sus propias promesas, al incluir uno a uno todos los Estados europeos –menos Rusia– en la OTAN. El proceso comenzó sólo días después, durante la Navidad de 1989, con el derrocamiento de Ceausescu en Rumania y su reemplazo por otro dignatario comunista, Ion Iliescu, súbitamente convertido al liberalismo. Era la primera vez que la CIA organizaba un golpe de Estado a la vista de todos, poniéndolo en escena como si fuese una «revolución» gracias a un nuevo canal de televisión: CNN International. Comenzaba así una larga serie. Seguirían una veintena de países, seleccionados como blancos y abatidos a través de medios igualmente fraudulentos: Albania, Alemania Oriental, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Estonia, Georgia, Hungría, Kosovo, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Montenegro, Polonia, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, la República Checa y Ucrania. En la Cumbre de Malta no se firmó ningún documento. Pero el presidente George Bush padre, con Condoleezza Rice como consejera, contrajo un compromiso verbal: ningún Estado miembro del Pacto de Varsovia sería aceptado en la OTAN. En realidad, la ex RDA o Alemania Oriental fue incorporadade facto a la alianza atlántica al pasar a formar parte de la RFA. Y así se abrió la puerta. Actualmente, son 12 los Estados ex miembros de la URSS o del Pacto de Varsovia que se han convertido en miembros de la OTAN. Los demás están en espera. Pero, «hasta las mejores cosas se acaban». Hoy se tambalea el poderío de la OTAN y de su ala civil, la Unión Europea. Es cierto que la alianza atlantica nunca había tenido tantos miembros, pero sus ejércitos son poco eficaces. Su desempeño es satisfactorio cuando se trata de teatros de operaciones pequeños, como Afganistán, pero ya no pueden entrar en guerra contra China, ni contra Rusia sin tener la derrota como única garantía, como ya hemos podido ver en Siria durante el verano de 2013. En definitiva, los occidentales se han quedado estupefactos ante la rapidez y eficacia de los rusos. Durante los juegos de Sochi, Vladimir Putin se abstuvo estoicamente de hacer cualquier comentario sobre lo que sucedía en la plaza Maidan. Pero reaccionó en cuanto tuvo las manos libres. Y todos pudieron comprobar entonces que estaba utilizando las cartas que había estado preparando durante su largo silencio. En pocas horas, fuerzas pro-rusas neutralizaron las tropas de Kiev presentes en Crimea mientras que se organizaba en Simferopol una revolución para llevar al poder un equipo pro-ruso. El nuevo gobierno de Crimea convocó un referéndum de autodeterminación que registró un verdadero tsunami pro-ruso. Y después, las tropas oficiales rusas hicieron prisioneros a los militares que aún esperaban órdenes de Kiev. Y todo sin disparar un tiro, con excepción de los que hizo un francotirador ucraniano pro-OTAN arrestado en Simferopol cuando ya había abatido una persona de cada bando. Hace 20 años, la población de Crimea seguramente habría votado en contra de Rusia. Pero hoy en día, y tratándose de garantizar su libertad, esa misma población confía más en Moscú que en Kiev, donde un tercio del gobierno está en manos de los nazis y los otros dos tercios se hallan en manos de los representantes de los oligarcas. Además, el Banco de Rusia se encargó inmediatamente de apuntalar la economía, hasta entonces en quiebra, de esa población mientras que –a pesar del FMI y de los préstamos prometidos por Estados Unidos y la Unión Europea– Kiev está condenado a un largo periodo de pobreza. No hacía falta hablar ruso para tomar una decisión al respecto. Prueba de ello es el hecho que, contrariamente a lo que afirma la propaganda occidental, los musulmanes tártaros se pronunciaron en el mismo sentido que los rusófonos. Lo mismo decidió el 88% de los militares ucranianos estacionados en Crimea, y se pusieron del lado de Moscú con la firme intención de traer sus familias a Crimea y de obtener para ellas la nacionalidad rusa. También tomó esa decisión el 82% de los miembros de la Marina de Guerra de Ucrania que se hallaban en el mar. Muy felices de convertirse en rusos, esos marinos optaron por Rusia –con sus navíos y todo– sin haber sufrido ningún tipo de presión. La libertad y la prosperidad, que Occidente utilizó como argumentos de venta durante casi 70 años, han cambiado de bando. No se trata de afirmar aquí que Rusia es perfecta sino de tomar nota del hecho que para la población de Crimea, y en realidad para la mayor parte de los europeos, Rusia parece hoy más atractiva que el campo occidental. Es por esa razón que la independencia de Crimea y su adhesión a la Federación Rusa constituyen una inversión de la situación. Por vez primera un pueblo ex soviético decide libremente reconocer la autoridad de Moscú. Lo que ahora temen los occidentales es que ese hecho tenga un efecto comparable a la caída del muro de Berlín, pero en el otro sentido. ¿Qué impide que Estados miembros de la OTAN –como Grecia– o simplemente miembros de la Unión Europea –como Chipre– sigan ese mismo camino? Se disolvería así el campo occidental y se hundiría en una fuerte depresión… como la Rusia de Yeltsin. Se plantearía entonces la supervivencia de Estados Unidos. La disolución de la URSS supuestamente debía haber provocado la de su enemigo –y sin embargo interlocutor– ya que, también supuestamente, las dos superpotencias sólo existían por oposición entre sí. Pero no fue eso lo que sucedió. Al verse libre de su competidor, Washington se lanzó a la conquista del mundo, globalizó la economía e instaló un nuevo orden. Hubo que esperar aún 2 años y un mes hasta la disolución de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín. ¿Quiere eso decir que asistiremos en poco tiempo a la disolución de Estados Unidos y de la Unión Europea en varias entidades, como dice Igor Panarin en los cursos que imparte en la Academia diplomática de Moscú? El derrumbe se aceleraría en la medida en que Washington reduzca las subvenciones a sus aliados y en que Bruselas recorte sus fondos estructurales. No hay razón para ver con recelo el atractivo de Rusia ya que se trata de una potencia imperial pero no imperialista. Si bien Moscú tiene tendencia a tratar con rudeza a los pequeños países que protege, lo cierto es que su objetivo no es extender su hegemonía recurriendo al uso de la fuerza. Su estrategia militar es la «denegación de acceso» a su propio territorio. Sus fuerzas armadas son las primeras del mundo en materia de defensa antiaérea y de defensa antibuques. Son capaces de destruir flotas enteras de bombarderos y portaviones. Pero no están equipadas para lanzarse a la conquista del mundo, ni desplegadas en incontables bases militares en el extranjero. Resulta particularmente sorprendente oír a los occidentales denunciar la adhesión de Crimea a la Federación Rusa como una violación de la Constitución de Ucrania y del derecho internacional. ¿No fueron ellos quienes desmembraron la URSS y Yugoslavia? ¿No fueron ellos quienes quebraron el orden constitucional en Kiev? El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, deplora una supuesta voluntad rusa de «cortar Europa en dos». Pero la Rusia que se liberó de la dictadura burocrática soviética no tiene intenciones de restaurar la cortina de hierro. Es Estados Unidos quien pretende dividir Europa en dos partes para evitar la hemorragia hacia el este. Conclusión: la nueva dictadura burocrática no está en Moscú sino en Bruselas y se llama Unión Europea. Washington ya está tratando de “amarrar” a sus aliados para que se mantengan en su propio bando, desarrollando su cobertura en materia de misiles en Polonia, Rumania y Azerbaiyán. Ya se sabe que su famoso «escudo» nunca estuvo concebido para detener misiles iraníes sino para atacar Rusia. También está tratando de empujar a sus aliados europeos a la adopción de sanciones económicas que paralizarían el continente y provocarían una huida masiva de los capitales hacia… ¡Estados Unidos! El alcance de esos ajustes es de tal magnitud que el Pentágono está analizando la posibilidad de interrumpir su «giro hacia el Extremo Oriente», o sea el desplazamiento de sus tropas de Europa y del Medio Oriente para posicionarlas con vistas a una guerra contra China. En todo caso, toda modificación de su estrategia a largo plazo desorganizaría todavía más sus fuerzas armadas, tanto a corto como a largo plazo. Y mucho más de lo que esperaba Moscú, que mientras tanto observa con deleite las reacciones de la población en el este de Ucrania y –¿por qué no?– también en Transnistria. Thierry Meyssan http://www.voltairenet.org/article182933.html Publicado por Brunet vive en 1:33 No hay comentarios: Enlaces a esta entrada Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest Etiquetas: SECESION, TAMBORES DE GUERRA Reacciones:

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/123295-finlandia-periodista-entrevista-ucrania

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
_('Imágen de usuario')

Excelente programa, enhorabuena!

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
ovejalmatadero

Me llama la atención la mención de Yugoslavia. Estuve en Yugoslavia en el año 1994 si no recuerdo mal. Recuerdo que había un mundial de futbol en marcha. Junto a un amigo mío desembarcamos del tren en Beograd, la capital de Yugoslavia y cruzamos todo el país caminando y haciendo autostop, hasta la frontera con Croacia. Recuerdo la opinión de los serbios y la opinión de los croatas. Ambas parte parecían tener la razón en sus relatos sobre la situación, por lo que deduje que no era una guerra étnica. A pesar de los acontecimientos vividos años anteriores, en el golpe de estado en Rumania, reconozco que me impresionaron las huellas de la guerra, pues estábamos en el punto fronterizo Batina, donde se juntan Serbia, Croacia, y Bosnia, por lo tanto todo el paisaje tenía un aspecto estremecedor. Para los que no sepan lo que es una guerra, visitad la región, no os dejara indiferentes a pesar del paso de los años.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Jaime Otero

Hay que asumir que Rusia es parte de Europa, histórica y geográficamente. Ucrania es en realidad la puerta principal, la puerta trasera es China y el resto de Europa el patio delantero. Somos las vistas de su casa.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.