Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin esperas

Hazte Premium

X

Descripción de Samuráis en el Guadalquivir

españa japón felipe iii hasekura tsunenaga


Este audio le gusta a: 23 usuarios

Comentarios

Apoya a este podcast para poder participar en la conversación.
Mefistofeles

Muy interesante, de hecho estaba pensando en sugerir este tema. Algunos detalles que comentas que me parecen curiosos. Según se cuenta nuestro buen amigo Hasekura Tsunenaga regaló su espada a la ciudad de Sevilla, pero lamentablemente años después parece que fue robada durante una revuelta, también cuentan que durante su breve parada en lo que hoy es Francia pues entre las gentes llamó la atención su costumbre de sonarse las narices con pañuelos de seda, los cuales tiraban tras usarlos, y la gente de alrededor se tiraba a por ellos lo cual les divertía. No sabemos En cuanto a la anterior embajada, la embajada Tensho, es gracioso porque los "embajadores" fueron jovencitos y se pegaron una Erasmus en toda regla, llegaron en el momento propicio a todos los lugares, cuando salieron de Japón llegaban las noticias de que el Rey de Portugal, al que iban a ver originalmente, ahora era también Felipe II, si no me equivoco justo cuando llegaron a la península ibérica tuvieron la suerte de llegar cuando en la corte había mucha actividad porque Felipe II había llamado a nobles y oficiales del reino para que jurasen lealtad a su hijo, por lo que presenciaron todo un evento histórico. ¡Y no sería el último! Cuando llegaron a Roma pues les recibieron con mucha pompa y fanfarria, se entrevistaron con el Papa, llegaron a compromisos y justo entonces se les murió el Papa, por lo que de nuevo por suerte pudieron vivir la convocatoria de un cónclave y la coronación de un nuevo Papa. En principio la idea de los promotores jesuitas de esta embajada fue ir lo más rápido y discretamente posible, y llevar a los jóvenes embajadores de casa jesuita en casa jesuita, porque entre otras cosas querían tener control sobre la información que recibían los jóvenes japoneses pues "no interesaba" que se percatasen de que la cristiandad justo estaba dividida entre países católicos y reformistas, pero el caso es que tardaron muchísimo porque los pueblos por donde pasaban se pirraban por ellos, y se peleaban por recibirlos más magníficamente que el anterior, incluso se retrasaban las fiestas patronales si era preciso, lo cual me parece bastante gracioso. Vamos, que se pegaron una Erasmus en toda regla jajaja. Ah, y Felipe II se encargó de financiar el viaje de regreso. Sobre la embajada Tensho hay una... una serie en Amazon Prime, pero es bastante mala y fantasiosa, muy cutrecilla, más un drama adolescente que otra cosa, pero ahí está por si le interesa a alguien. Fernando, sería muy interesante que hicieras un contracorte, o una contrahistoria sobre la historia de las relaciones, encuentros y desencuentros entre oriente y occidente, o si es demasiado amplio algo más concreto como los intentos del cristianismo de difundirse por occidente pues hay capítulos apasionantes, por ejemplo el edicto imperial que hoy conocemos como la Estela Nestoriana de Xian (cuya redacción en si misma es una obra de arte, los chinos son así jajaja) ¡nada menos que en el 781! o la llegada de los primeros misioneros a japón, y sus desventuras. Ya que has hablado del gran cisma puede ser interesante un tema como este :) La historia asiática es apasionante, en especial la China, o al menos a mi me encanta. Creo que estaría muy guay que hicieras alguna ContraHistoria sobre la historia de China imperial.

Apoya a este podcast para poder participar en la conversación.
Daniel León Jiménez

Corrección: un “señor feudal” en Japón era un daimyo y no un Shogun. El Shogun era elegido por el Emperador y era el verdadero gobernante de Japón ya en la última era. En Coria Del Río podéis visitar una estatua al lado Del Río Guadalquivir que nos habla de este hecho.

Apoya a este podcast para poder participar en la conversación.

Usamos cookies para que la web funcione, personalizar contenido, analizar trafico, mostrar anuncios personalizados y para integrar redes sociales. Compartimos información con nuestros partners de analítica, publicidad y redes sociales para el registro. Si pulsas “Aceptar” o continuas navegando, aceptas su uso.


Más Información