Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

X

Descripción de La ContraRéplica (110)

argentina cuba impuestos alberdi


Este audio le gusta a: 99 usuarios

Comentarios

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Jorg A

En la baja natalidad influyen más los valores que el dinero. Mis conocidos obreros tienen más hijos que mis conocidos funcionarios y con buenos sueldos y seguridad laboral. El hedonismo y la intrascendencia dominan el alma de España y Occidente.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Jorg A

Diaz Villanueva es liberal progre, normal que defienda el genocidio mediante sustitución poblacional de inmigración masiva

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Carlos Estefania

A partir del minuto diez del archivo sonoro La Contrarréplica (110), que publica en sus redes sociales Fernando Díaz Villanueva, podemos escuchar a un oyente que hace referencia al comentario de un chileno sobre la “islamización” de España, considerando que el sudamericano está mejor informado que los propios españoles, lo que no sabe es que en Chile, se ha desatado una verdadera ola de supremacismo cholo que toma como referencia e imita los supremacismos europeos y norteamericanos, tomando sus informaciones como retrato de lo que está pasando en el viejo continente, y repitiendo de cara al emigrante caribeño o sudamericano, sobre todo de Bolivia o Perú la misma actitud que tienen muchos europeos frente a los inmigrantes del Cercano Oriente, de África o Asia, particularmente si son de creencia musulmana. La pregunta concreta que le hace al conductor del programa es que piensa este sobre las políticas de promoción de ayuda a la familia como forma de promover la natalidad. Fernando muy liberalmente le responde reivindicando en primer lugar el derecho de las personas a no tener hijos, demostrando las limitaciones del historiador que desprecia la filosofía, podrá ser un buen compilador de datos y hasta hábil en su entrelazamiento, pero se caerá a la hora de sacer conclusiones acertada, y menos le salvará la ayuda de una doctrina como en su caso es el liberalismo. La misma que le impide comprender que como decía su compatriota Gasset el hombre es él y sus circunstancias, es decir que aquello que se llama libertad, está condicionado por las características concretas del sistema socio cómico en que se vive, y por cierto las formas de programación social que este genera y que Fernando confunde con "Cultura", de ahí que hable de la existencia de una cultura niño fóbica cuando esto no es más que un imperativo del capitalismo llegado a un estadía que denomino maltusiano. Naturalmente no se trata de que alguien conspire para reducir la población española, el fenómeno es la consecuencia natural de la economía liberal. De acuerdo a su racionalidad todos los individuos en principio tendrán igual valor lo mismo el que pertenece a la clase de los “nativos” que al de los inmigrante, de ahí que no le interese la inversión en proteger o fomentar un colectivo dado por ejemplo el de los españoles, en cambio, si el sistema tiene que elegir (y lo de la “elección” es una antropomorfización un tanto metafórica)a entre el financiamiento de la educación y formación en todos los sentidos de un individuo, desde su infancia hasta la edad laboral o importar uno hecho y derecho, como lo es el inmigrante, dejando a cargo del país del que este viene lo hará son vacilar. Es esta lógica la que está detrás tanto del fenómeno de la baja natalidad como el de la vista gorda hacia la inmigración masiva en Europa. Una inmigración que se intenta atacar con el cuento de la “islamización” cuando de hecho a lo que estamos asistiendo, mas que a una difusión del islam entre los europeos (aunque algunos se conviertas a la religión como respuesta a la desmoralización rampante de sus sociedades y las claudicaciones en sus valores de las diferentes cofradías cristianas) es a una secularización de los creyentes recién llegados, sean musulmanes o cristianos ortodoxos, observándose en sus familia como en una o dos generaciones se pierde el culto que los antepasados supieron mantener vivo durante siglos, así es el poder del estado combinado con el mercado y el individualismo en tiempos de liberalismo. En su respuesta al oyente Fernando desautoriza las ayudas como elemento para fomentar la natalidad tomando como ejemplo el caso de los países escandinavos, e incluso de Alemania, donde las familias reciben ayudas del estado y sin embargo la natalidad es tan baja o más que en España. Lo que Fernando desconoce es que estas ayudas no fueron diseñadas para promover la natalidad sino más bien como instrumento de transformación de ese artefacto social que es la familia, rompiendo en ella una división sexual del trabajo que hacía del hombre el principal proveedor y de la mujer la encargada no solo de parir sino de atender la descendencia. Con ello se logró desestabilizar la figura tradicional del proveedor, encaranada en el hombrem mientas que en concatenación con otras leyes se facilitaba la conversión de la mujer en una operaria, capaz de competir con el obrero en el mercado laboral. Si a todo esto sumamos la influencia de los medios, la publicidad, la escuela y el resto de los instrumentos de fabricación de imaginarios, con los que se crea eso que Fernando llama “cultura niño fóbica”, más el hecho de que sean las pensiones y no la responsabilidad de los hijos la encargada de garantizar una vejes decorosa, no nos extrañara que el esos países la taza de natalidad sea tan baja. La diferencia con España radica unicamente en que aquellas naciones "adelantadas" contaron con el paracaídas de las ayudas familiares, mientras que para la familia española el proceso resultó en un estrellón brutal. Para zanjar el asunto Fernando agita el espantajo de la imposición autoritaria de tener hijos, su filiación ideológica no le da para más, impidiéndole comprender que si algo ha sido impuesto es la imposibilidad ya sea material o simplemente ilusoria de tener hijos. Es un error del oyente, a todas luces nacionalista español, intentar buscar una respuesta de su agrado, de la boca de un liberal. El liberalismo juega al nacionalismo cuando tiene por enemigo un imperio, pero una vez que lo ha conseguido desmantelar es la nación la que se convierte en el objetivo a demoler, eso lo debería conocer mejor que nadie un español medianamente ilustrado sobre sus pripia historia. En otro orden de cosas alguien menciona la posibilidad de que Cuba tome el camino vietnamita, algo que ya se avizora, y coloca el dedo en la llaga liberal cuando aseguira que a los empresarios capitalistas le interesa más un régimen estable aunque autoritaria que la inestabilidad que generan las democracias latinoamericanas. Fernando se va una vez mas por las tangentes de la cultura, olvidando que del mismo modo que a los vietnamitas y cubanos, lejanos culturalmente entre sí, les impusieron algo tan ajeno como es el capitalismo de estado, mal llamado comunismo, no tienen nada de raro que, tras décadas de compartir un modelo similar, terminen convergiendo hacia un mismo sistema de mercado bajo régimen autoritario, y mas cuando eso le convierte en el mejo socio que pude tener la gran empresa transnacional, aunque el liberalismo doctrinario se niega a aceptarlo.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
D. L.R.

Joder, avisa que vas a meter un natalista subsidiador, iba corriendo y he tenido que parar a vomitar. Yo he tenido hijos sin siquiera permiso de maternidad para mi mujer, que es autónoma, y no ha pasado nada. A pedir a Cáritas, criptozurdos de Vox.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
rocadura

La incorporación de la mujer al mercado laboral es la otra pata del asunto. Cosa que, por supuesto, tenía que ocurrir como natural evolución de los derechos civiles de todos. Ahora bien, vamos a necesitar convencer a las mujeres o si no el homo ibericus se extinguirá

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
niko

menuda gilipollez...antiguamente con el sueldo de un hombre se mantenía una familia. si dieran ayudas económicas, otro gallo cantaría... no me convenciste

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
rocadura

La inmigración masiva no natural (artificial, cebada con dinero público mediante ayudas y estado del bienestar) tiene algo de parecido con la impresión de dinero por los bancos centrales. Cebar el sistema con humanos para mantener el precio de los activos altos y los salarios controlados, en vez de esperar a la autocorrección del sistema de manera natural.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
rocadura

Para el poder económico, al cual le da lo mismo mucha o poca población, la inmigración masiva es beneficiosa porque mantiene el valor de los inmuebles altos (valor que forma parte de sus activos) y pone presión a la baja en los salarios. Pan para hoy y hambre para mañana. Una población que disminuye en si mismo no es algo malo. Al igual que la presté negra, que redujo la población de Europa de manera dramática, quizás mejoró la calidad de vida de los europeos al abrir tierras y espacio y automatización, una bajada en la natalidad haría bajar el precio del suelo, las casas, y haría aumentar los salarios. En esa situación el sistema se auto corregiría y las parejas sentirían que pueden tener más hijos. Que se los pueden permitir. En la dicotomía actual de alza de impuestos para pagar los desajustes, precios al alza de la vivienda, y entrada masiva de mano de obra, es imposible que los españoles tengas 3 hijos otra vez. Es cultural, si, pero también es económico. La gente se adapta a lo que hay.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Niño Difícil

La has clabado con eso de la natalidad, ni ayudas ni nada la favorecerán. Es más este trato ventajoso a las mujeres tiene el efecto contrario porque como digo yo, si hace 50 años las monjas se casaban con Dios, ahora las feministas se casan con el estado.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Ab love principium

No he entendido el primer comentario, tampoco la respuesta. ¿Qué sistema sería mejor que el porcentaje proporcional? ¿Cuánto costaría cada producto con un importe fijo establecido? Le cobramos según su patrimonio, ingresos, o cómo? Gravar un kilo de arroz hasta que pague los de un helicóptero? A alguien con 1000e de ingresos habría que cobrarle un 1000% de un producto cotidiano? a una persona con un patrimonio de -200000e un 200000% para igualar lo que paga una persona con 1M por un producto? O son 300e (por ej.) por producto y punto? Pd: La respuesta aún la entiendo menos, puesto que precisamente las multas tienen el mismo importe para todo el mundo.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

Usamos cookies para que la web funcione, personalizar contenido, analizar trafico, mostrar anuncios personalizados y para integrar redes sociales. Compartimos información con nuestros partners de analítica, publicidad y redes sociales para el registro. Si pulsas “Aceptar” o continuas navegando, aceptas su uso.


Más Información